Lo dejé jugar con las ollas

© 2013 – Brendaliz Figueroa Guzmán

Como de costumbre, apreté el botón de “scan” en el radio.  Iba escuchando AM (sí, de noticias e información).  Paré en una emisora radial en la que curiosamente hablaba un analista financiero. Decía que con creatividad y entusiasmo podemos lograr muchas cosas, pero que lamentablemente perdemos la creatividad según vamos creciendo. Me encantó. ¡Qué cosa tan cierta, caramba!

Utilizó el ejemplo perfecto para ilustrar lo que decía: los niños que juegan con las ollas y los coladores,  y sus padres diciéndoles que las ollas son para cocinar y los coladores para escurrir.

Recuerdo muy bien cuando a mi hijo le dio con sacar todas las ollas, tapas y coladores y ponerse a jugar mientras yo cocinaba. Como no iba a perder el tiempo guardando todo- ya que quería cocinar en ese momento – lo dejaba. Me encargaba después. Uno se pregunta: ¿pero no sabe que tiene juguetes, por qué viene a jugar con cosas de la cocina?

Las ollas eran tambores, las cucharas eran palitos, las tapas y los coladres eran sombreros o escudos.

Todos nacemos con creatividad. Con el tiempo dejamos que se esfume. Nos encajonamos en que la olla es para cocinar, le quitamos la olla al niño, y se acabó la idea de darle rienda suelta a la imaginación.

Me sentí tan feliz de haber recordado que lo dejé jugar con las ollas sin importar el reguero. Total, ¿qué pasó? Nada malo. La etapa de jugar con esas cosas en la cocina ya pasó. Y como todo, pasó en un abrir y cerrar de ojos. No tengo un reguero de tapas en el piso cada vez que cocino, sino todo lo contrario: mi hijo ahora me ayuda a cocinar. Es mi asistente. Como lo dejé entrar a la cocina, no lo ve como algo prohibido o malo.  Sigue siendo muy creativo y no planifico quitarle esa creatividad tan nítida  con la que obviamente todos nacimos  y algunos han perdido.

¡A jugar con las ollas se ha dicho!

###

17 de enero de 2013

 

 

Join the conversation! 13 Comments

  1. Excelente pensamiento! Yo fui igual con el mio y todavía! Hay que dejarlos que experimenten!

    Reply
    • Gracias Lezeidarís. Me pareció tan curioso que un analista financiero trajera esto a mi atención. Y siempre me había fijado en la creatividad de los niños, cosa que todo adulto debería tener (o no perder).

      Reply
      • Leizidaris, qué bueno que tú prestaste atenció, porque a la que escucho a un analista financiero, economista o contable, me transformo en Homero Simpson y lo que oigo es “blaaa, blablaaaaa, blablaaaa”. No entiendo el idioma 😉

        Reply
        • Eso es lo brutal, Sonia, que YO me puse atender a alguien hablando de finanzas. Es que como lo ató a todas las limitaciones que se pone la gente para hacer las cosas y como de niños nuestra imaginación no tenía límites, pues fue interesante.

          Reply
  2. La creatividad es algo que debemos conservar en nuestros hijos. Yo trato de fomentarla.

    Reply
  3. No recuerdo haber jugado con ollas, pero sí me dejaban jugar con agua. En lo que mami cocinaba, yo hacía un reguero y decía que fregaba. Por eso ahora soy una fatal cocinera, pero no te dejo una olla sin brillar. 😉

    Reply
  4. Te felicito Brendaliz!!!

    Reply
  5. Muy cierto. Hay veces que deberíamos dejar de ser “adultos” y aprender de ellos.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Latest Posts By Brendaliz Figueroa

Category

Lo que he aprendido